Pastrana tuit/rebuzna.

Pastrana tuit/rebuzna.

Por Mario Javier Pacheco

Dicen que cuando los eunucos cantan,

Callan los sultanes y el harén se maravilla

Se consolidó el fenómeno político de Duque, al emparejar a Petro en intención de voto y faltando aún la consulta del 11 de marzo con Ordóñez y Martha Lucía, quienes evidentemente carecen de músculo para enfrentar a Fajardo o Petro, pero JC. Pastrana piensa que MLR sí lo tiene y destila veneno por las redes contra Duque, con la intención de ayudar a su pupila y porque su ser aristocrático no puede comprender que un hombre del pueblo, como Uribe, imponga las reglas.

Pastrana olvida que Duque ya era candidato oficial del uribismo, cuando en aras de la unidad nacional aceptó volver a poner su nombre en juego para dar una oportunidad a MLR, quien a punta de pataleta exigía excluir a Ordoñez, pero debió  resignarse ante la dura posición de Uribe y Duque: O con todos, o con ninguno.

Juan Carlos es el típico familiar sin vida propia, condenado a ser la sombra de su padre y de su hermano y quiere lucirse, para emular a Enriquito, el hermano fariano de Juan Manuel, que se lo tiró, y de paso a todos los colombianos.

Ayer, en otro tuit/rebuzno propio de su social bacanería, volvió contra Duque, sin recordar que MLR, como ministra mojó toda la prensa que necesitó y aunque es mediáticamente reconocida, no le llega al pueblo. Qué le vamos a hacer.

Esto no es un juego señor Pastrana, hay que ganar o ganar, ya no se trata del tradicional pugilato entre partidos, sino el de la democracia contra el totalitarismo, representado en el hombre artificiosamente despeinado, que quebró a Medellín y Antioquia y en el hombre artificiosamente varonil que quebró a Bogotá y amenaza con expropiar y emular la política económica de Chávez.

Ni la religiosidad, ni los bien intencionados anacronismos de Ordóñez, ni las veleidades de Marta Lucía, son suficientes contra esa maquinaria socialista

Lo peor que puede pasarle a Pastrana, es que MLR gane la consulta, porque sin carne para defenderla, lo más probable es que sus aristocráticos sillones terminen de camastro de las mascotas de Petro.

A J.C. se le recuerda porque el chismorreo rolo de los 80 lo hizo protagonista de un episodio que se volvió mito urbano; el de una niña, hija de un médico de alcurnia, que fue violada por tres jóvenes de la sociedad, a quienes el galeno convenció luego, de ir hasta su casa, donde los durmió y los castró. A Juan Carlos entre ellos y vaya uno a saber si el chisme es cierto y que su resentimiento se deba a que le falta lo que a Duque le sobra.

 

@mariojpachecog

 

Deja un comentario

Check Also

Duque imparable. Colombia lo aclama

  Por Mario Javier Pacheco En el exterior