Tú entrena

Tú entrena

Por Luigi Echeverri

 

Lo encontré en el camino que recorro para aprender.

Es de mi tocayo Guillermo Hirschfeld y hoy que Iván Duque se perfila como la promesa sería y capaz del futuro político nacional quiero compartirlo con él y sus amigos en el día de su cumpleaños:

Tú entrena…

Le llaman suerte, pero es constancia. Constancia en el sacrificio es vivir entrenando así no veas ni sientas los resultados: tú entrena.

Le llaman casualidad, pero es el producto de tú trabajo y tú determinación.

Lo llaman genética, pero es sacrificio, esfuerzo, persistencia, tenacidad y determinación, que es lo que forma el carácter.

Entrena, para estar siempre preparado para asumir la derrota como la mejor motivación para seguir entrenando y continuar en la lucha por los principios, ideales y convicciones que guían tu proceder.

Entrena, para poder asumir los triunfos con humildad que te permita entender que solo son la motivación para seguir entrenando, con más fuerza, pues solo representan el principio de un reto más en el camino.

Ellos hablan; tú Entrena.

Ellos critican y tú única y mejor defensa es entrenar.

Cuando los otros duerman, tú sueña entrenando. Tú entrena con esfuerzo. tú entrena con persistencia, con tenacidad y con determinación.

Entrena sin que el dolor, ni la rabia, ni la deserción, ni nadie te alejen de tu objetivo

Ellos hablan tu entrena. Ellos critican tu entrena. Tú entrena con entrega como si entrenar fuera lo último que hicieras en esta vida.

Ellos se amargan, tú entrena con más pasión.

De día y de noche sin descanso: tú entrena.

Cuando veas lo mejor y lo peor de ti mismo, tu solo entrena. Y si algún día estás satisfecho olvida tus ambiciones y no caigas en sus tentaciones: tú entrena.

Comprende que el conocimiento y el bien, como el mal y la ignorancia son infinitos y por eso tú entrena.

No te engañes a ti mismo, entrena.

El triunfo, el poder y la influencia son veneno para el alma, pero si se está entrenado no distorsionan el sendero de lo debido. Por eso mientras más lejos te lleve la vida más tienes que entrenar.

Entrena ese es tu único compromiso. Tus resultados son solo el producido de lo que tú entrenas.

Vive cada día para entrenar como si fuera el último entrenamiento de tu vida y así podrás seguir entrenando, para siempre competir contra lo mejor de ti mismo.

Entrena, para ser una mejor persona.

Entrena, para entender todo aquello que no sabes y crees dominar.

Entrena, sabiendo que nada es perfecto, pero en todo lo que haces demanda lo mejor de ti y mucho más.

Y si la suerte te es adversa y pierdes una partida, entrena más.

tres luigi

Deja un comentario

Check Also

Mackenzie falsea a Duque

  Por Mario Javier Pacheco   Eduardo Mackenzie