Bustos: más da la Corte que la coca

Bustos: más da la Corte que la coca

Por: Mario Javier Pacheco.

El desmoronamiento moral del país no tiene precedentes. La aberración estimativa trastocó los valores medios en valores fines; puso a los terroristas a redactar nuestra Constitución y a los mandatarios a creer que robar y dejar algo para hacer es ser un funcionario probo.

La idiotez de la polarización produce sordera argumental y garantiza la meta del abismo para que sigan infiltrándose delincuentes en todas las instituciones, disfrazados de socialistas, de anacrónicos izquierdistas y de amigos de la paz para robarse al Estado en nuestras propias narices.

El caso del magistrado José Leonidas Bustos es uno entre miles, pero relevante dada su posición de mercader de la justicia y de cómplice de Santos en hacer añicos el país para entregárselo a las FARC.

Es un vivazo a quien los $6.300.000 del sueldo de la Corte le fueron insuficientes para trastearse de la calle 8ª sur con 37 al lujoso apartamento de 850 millones (precio de 2010) y comprar otro en La Cabrera por $1.850.000.000, que claro, no son comparables a la mansión de 16 millones de euros que dicen, adquirió Santos en Londres para jubilarse con estilo.

¿Cómo puede un empleado de tiempo completo y 6 millones tener a la vuelta de siete años, en solo propiedades 4 mil millones? Eso no cuadra.

Bustos le fue definitivo a Santos en el proceso de cubanización del país y de quitarle de encima a Álvaro Uribe, incluso auto incriminándose como víctima de las chuzadas del DAS

Siendo magistrado falló en 2012 a favor de Gustavo Petro y Piedad Córdoba, quienes habrían pagado a Libardo Duarte, Sergio Tovar y Francisco Villalba para implicar a Uribe en parapolítica y en la masacre de El Aro. Esta acción propia de una justicia ideologizada  coincidió con su ascenso a Presidente de la Sala Penal.

Fue él quien en agosto de 2013, al postularse el carismático Luis Alfredo Ramos a la Presidencia, lo puso preso por supuestos nexos con paramilitares que resultaron un burdo montaje de testigos falsos. Acción que coincidió con su ascenso a Presidente de la Corte Suprema de Justicia. La primera vez que fui a ver a Ramos al Cantón Norte, el oficial de guardia me advirtió que este es un preso del presidente.

Bustos pagó bien su presidencia. Propuso que narcotráfico, extorsión y secuestro, en vez de delitos de lesa humanidad, se calificaran como delitos políticos y abrió la puerta a la impunidad de los más atroces crímenes de las FARC. A él lo debemos.

Apoyó la tesis de Santos sobre que las FARC no eran terroristas sino un grupo de combatientes con legítimo derecho para gobernar a Colombia y en ese criterio todos los hampones dados de baja por los soldados, resultaron en héroes, víctimas de los militares que deberán pagar en la JEP cada una de esas muertes.

A propósito, No demoró Ramos en postularse y ya le cayó otra falsa imputación.

El país no merece una generación cobarde. La única luz al final del túnel es la presidencia de 2018 y el personaje honesto y sabio que puede detener el camino al horror de las FARC es Iván Duque, a quien por mezquinos intereses sus propios copartidarios lo están calumniando como comunista. Si serán obtusos.

Duque es el hombre.

www.mariojavierpacheco.com

@mariojpachecog

Poesía de Mario Javier Pacheco. Clic acá

Crónica de Mario Javier Pacheco, Clic acá

Azagaya política, clic acá

Azagaya columnistas, clic acá

Azagaya salud odontológica, clic acá

Azagaya historia, arte y cultura

Biografía de Mario Javier Pacheco, clic acá

Deja un comentario

Check Also

Mackenzie falsea a Duque

  Por Mario Javier Pacheco   Eduardo Mackenzie