Carta abierta a Márquez y al Paisa, de las FARC

Carta abierta a Márquez y al Paisa, de las FARC

- in Azagaya Política
5001
@Administrador

 

Señores

Iván Márquez, El Paisa

Ex terroristas FARC

De la carta abierta de septiembre 22, dirigida a la Comisión de Paz del Senado, donde acusan al gobierno de destrozar el Acuerdo, hay que aclarar varios conceptos, esquemáticamente y en su mismo tono:

Todos los colombianos queremos la paz y que se rescate de los acuerdos lo que tengan de bueno y legal. Queremos que a los desmovilizados se les cumpla y que se reintegren a la sociedad como ciudadanos y trabajadores de bien y no vuelvan a delinquir, pero su carta es imprecisa y agresiva.

  1. El primer párrafo es incorrecto porque el Acuerdo de paz no está siendo destrozado sino corregido y no por depredadores sin alma, que fueron los que lo redactaron, sino por quienes quieren salvar lo poco que de bueno tiene. Ellos no pueden convertir en Frankestein lo que ustedes ya fabricaron con cadaverina constitucional.
  2. Colombia nunca tuvo esperanza en el Acuerdo, sino alarma por su antijuridicidad y su inconstitucionalidad, constitucionalizada a martillazos.
  3. La detención de Santrich no fue arbitraria, se le descubrió narcotraficando después de firmado el Acuerdo, lo que es común en ustedes, bajo el rótulo de disidentes y por eso perdió los beneficios. Los indicios también lo apuntan a usted, señor Márquez.
  4. La paz que sueñan ustedes es la de los sepulcros, o una Pax romana y esa paz no es nuestra paz, aunque la proclamen en su carta como el más importante de los derechos, que no lo es, porque la paz de nada sirve sin justicia, y así lo evidenció Stalin en sus pacificados gulags.
  5. Dicen que EEUU está aplastando la paz, que ustedes aplastaron por más de 50 años, lo cual no solo es cínico, sino inspirado en el arcaísmo antiimperialista, que promovió Lenin en 1916 y que ustedes mantienen en sus estatutos como monumento a la caverna conceptual, señores ex terroristas.
  6. La liberación de Simón Trinidad no es del resorte del gobierno, ni es el deseo de los colombianos. Más bien que la cúpula lo acompañe.
  7. Dicen que les pesa como pirámide egipcia el haber firmado primero la dejación de las armas que la reincorporación de los guerrilleros. Ustedes entregaron 9.000 armas, sin que se hallara entre ellas ninguno de los 15.000 AK-47 que hace unos años Montesinos les lanzó en la amazonia, así que no están desarmados. Además ustedes son el tercer grupo terrorista más rico del mundo, y pueden comprar las armas que se les antoje. El Acuerdo quedó muy mal hecho.
  8. El blindaje constitucional que inventó Leyva y apoyó Santos, es de latón, porque es espurio y en derecho las cosas se deshacen como se hacen. Olvidan ustedes que estamos en el gobierno que le dijo No a esos acuerdos, y que sin embargo trata de rescatar lo que sea bueno y legal.
  9. Dicen haber creído ingenuamente en la palabra y buena fe de Santos. Al contrario, ustedes se aprovecharon de su ansia enfermiza de Nobel para que les firmara lo que quisieron, conociendo de sobra, por otro lado, que la palabra de Santos carece de toda credibilidad y que la traición es una de sus constantes.
  10. La JEP no nos gusta por muchas razones, pero van tres: el sesgo político de los magistrados escogidos; el revoltijo de criminales y soldados en la misma olla y las penas alternativas o impunidad, para violadores y asesinos con delitos de lesa humanidad.
  11. Acusan al Fiscal de torpedear la Unidad Especial de Lucha contra el Paramilitarismo, que fue el más oprobioso invento del Acuerdo, un cuerpo similar a la Gestapo y la KGB para perseguir a quienes en algún momento los hayamos enfrentado. Es importante advertir que el término paramilitar fue borrado por Uribe cuando desmovilizó a las AUC y extraditó a sus cabecillas. Pero que ustedes mantienen, convenientemente, aplicándolo a cualquier GAI o BACRIM, incluso de sus propias filas.
  12. Acuden a las cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica CNMH para sostener su argumento contra paramilitar. Es bueno advertir que dicho Centro es otra de esas estructuras infiltradas, pagadas por el Estado para deslegitimar al mismo Estado y que sus informes lujosos y voluminosos, están cargados de omisiones tendenciosas que pretenden minimizar los horrores de las FARC y echar la culpa de los mismos, al Estado y al extinto grupo criminal de las AUC.                                                                                                                                                                    Esperamos que regresen al cauce del Acuerdo y continuar con el proceso, aunque nos late que esto puede ser una estrategia para retornar al monte, a ganar millones con el crimen, después de dejar su brazo político debidamente instalado en el congreso.

Amanecerá y veremos

Mario Javier Pacheco 

Clic para carta abierta de Iván Márquez y el Paisa a La Comisión de Paz del Senado

Deja un comentario

Check Also

¿Cuál es la esperanza de una Sociedad sin valores que no respeta sus niños? Por Luigi Echeverri

Por. Luis Guillermo Echeverri Vélez Bien me lo