Justicia de asesinos, la JEP

Justicia de asesinos, la JEP

- in Azagaya Política
33
@Administrador

 

 

Por Mario Javier Pacheco

 

La justicia en Colombia se pudrió hace rato.

El 1977 fui víctima de un juez borracho y de un político corrupto que se apoderaron de una institución artística y la convirtieron en un muladar. Nunca se les hizo juicio de responsabilidad, ni a ellos ni a sus alcahuetes.

De entonces desconfío de cualquier juez y de cualquier político.

Hay excepciones. En 2002 el país era el horror de Escobar, los paras y la guerrilla hasta que Uribe lo compuso y reivindicó la política. Con los jueces no he podido, sus togados más visibles están en la cárcel por corruptos, pero la tapa, el colmo, es la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.

Ley de criminales para criminales, incluso con Tribunal propio para vengarse “legalmente” de sus enemigos,  igual que el Tribunal del Santo Oficio, que el del Palacio de la Conciergerie y que el de Castro, del cual se jactó el Che Guevara en la ONU en 1964: “Si. Hemos fusilado y seguiremos fusilando, porque los gusanos tienen que saber lo que es una batalla perdida”

¿Llegaremos al fusilamiento si las FARC ganan y llenan los espacios blancos de la  JEP? Nadie lo creyó en Cuba; ni en Venezuela y allá fusilan en las calles. Las FARC fusilaron a sus guerrilleros tibios. ¿Por qué no van a fusilar, si la JEP dejó abierto el artículo para inventar delitos y penas? Ojo, los ingenuos.

El senador Iván Duque, el estadista que necesitamos en la presidencia, advirtió el pasado 7 de noviembre a sus colegas, que muchos de los 110 artículos de la JEP que ese día aprobaron a pupitrazos, nos arruinarán: Acá algunos apartes de su intervención, para que apreciemos el peligro, adicional a que gran cantidad de los magistrados escogidos tienen record de sentencias antiuribistas y a favor de los terroristas. Será desde ya, un tribunal parcializado.

La JEP se levanta sobre la Constitución, hasta ahora la norma de mayor jerarquía en Colombia, Es una instancia sin superiores a quien acudir o recurrir, a la cual el congreso le construye el marco legal y convierte a las FARC en constituyentes. Miremos los siguientes artículos aprobados:

Art. 1. El proyecto describe a la paz: La paz negociada versus la paz a partir del aniquilamiento del otro. Eso nunca ha estado en el concepto de la paz institucional de Colombia.  Nunca el Estado ha aceptado aniquilar al otro para alcanzar la paz. Aceptarlo como está redactado es entender que el  propósito del Estado es servir para aniquilar a otro colombiano.

Art.  2.-  Se habla del derecho restaurativo, para incorporar una dialéctica en la cual pierde valor la sanción proporcional y efectiva, como si la pena efectiva no fuera un mecanismo de reparación a la luz del derecho penal. La víctima debe resignarse a que su victimario no reciba sanción.

Art. 4.- Convierte a la JEP en una jurisdicción omnímoda con poder frente a las demás jurisdicciones, como si no hubiera mecanismos de autoridad jurisprudencial y jurisdiccional.

Art. 7.-  premia la rebelión como un derecho legítimo a partir del cual se pueden cometer toda clase de delitos y calificarlos como conexos al delito político, incluidos el narcotráfico.

Art. 8.- La JEP tendrá  capacidad de investigar todos los hechos relacionados con el conflicto, hacía atrás de la fecha que se suscribió el acuerdo del Colón, no hay límite temporal.

Art. 16.- Para valorar y juzgar los delitos sexuales, que las FARC cometieron en exceso, se deben buscar elementos de contexto y establecer si medió consentimiento alguno. Es decir, que si alguien llega armado y somete a una mujer a relaciones sexuales pudo haber  consentimiento por parte de la víctima. Esa redacción denigra de la condición de la mujer, de género.

Art. 20.- El deber de abordar la verdad no significa a aceptar responsabilidad. Un cabecilla  Puede sentarse a comentar por horas ante la JEP sus delitos y los de su cuadrilla sin aceptar culpa y se considera que, como dijo toda la verdad, no recibirá pena carcelaria efectiva, eso es impunidad

Art. 22.-  Las decisiones de la JEP son inmutables. El ciudadano no puede defenderse de sus decisiones, no se puede demandar ni siquiera por violación al debido proceso. No hay antecedente

Art 23: Puede la JEP hacer calificaciones jurídicas propias ¡Crear delitos y establecer sus penas!

Ar t 24: Hace de los acuerdos una fuente de interpretación del derecho procesal, sin referirse a ningún código de procedimiento. La indefensión de las personas sometidas a esa jurisdicción, distintas a las FARC, es evidente. No pueden acudir a otras normas del derecho procesal.

Art. 31.- Establece la participación política para miembros de las FARC sin siquiera haberse presentado a la justicia y aunque reciban penas, podrán seguir ocupando sus cargos, con horario. Un día cumplen la pena y al otro se sientan en su curul. Se viola el Estatuto de Roma sobre la proporcionalidad de la pena con el delito, que siempre debe ser efectiva si es de lesa humanidad.

ART. 42.- Se hace el listado de conductas sin referirse al narcotráfico, que se tiene como delito conexo. Es la puerta para el más grande lavado de activos que haya tenido Colombia.

Art. 67.-  Adjudica a los cabecillas de FARC la condición de responsabilidad de mando como si fueran un ejército regular. Es decir no son culpables de los crímenes de su organización.

Art. 74. Algunas providencias no tendrán que ser motivadas en detalle. Se podrán tomar por conceptos generales, sin precisarlos.

La JEP no solo es un monumento a la impunidad, es la bizarra instancia que entrega a los asesinos la posibilidad de redactar su propia justicia. El sueño de todo criminal.

Coletilla: Lamentable que el Dr. Rafael Nieto incurra en la manipulación de brillantes tesis de Iván Duque para intentar acusarlo de chavista. La tergiversación con ánimo de hacer daño puede encerrar dolo. Hace un deprimente ridículo.

 

Mario Javier Pacheco

@mariojpachecog

www.mariojavierpacheco.com

Deja un comentario

Check Also

Mackenzie falsea a Duque

  Por Mario Javier Pacheco   Eduardo Mackenzie