El legado del león. Uribe/Duque

El legado del león. Uribe/Duque

- in Azagaya Política
1748
@Administrador

 

Por Mario Javier Pacheco

Uribe transformó la Colombia violenta y prohibida, en un país vivible, próspero y seguro. Gobernó con honestidad, firmeza y principios morales, y esa filosofía la convertimos, millones de seguidores, en doctrina de Estado: el Uribismo.

Llegó Santos con su piel de oveja a pisotear su obra y Uribe se levantó como un león a ejercer la más férrea oposición y a buscar al hombre que le garantizara la restauración del país, para formarlo como futuro presidente. Lo encontró en Iván Duque, un hombre joven aunque mayor que los presidentes Kurz, de Austria; Varadkar de Irlanda; Groysman de Ucrania, Macron de Francia; Michel de Bélgica, y Chahed de Túnez, y contemporáneo con Trudeau de Canadá.

De rígida formación, respetuoso del derecho ajeno, sabio como pocos, lector infatigable y dueño de una prodigiosa memoria que lo hace imbatible en el debate. Mientras opositores como Fajardo o Petro acuden a Google, él los desmenuza argumentalmente; es un privilegio presenciar sus confrontaciones ideológicas y conceptuales sobre el manejo del Estado.

El león, está satisfecho, el país atropellado por Santos queda salvaguardado por otro león: Iván Duque.

Pero no es tan fácil. Las FARC saben infiltrarse y mimetizarse como manzanas podridas, haciendo creer a todos, que son de los mismos, hasta ponerlos a punto de zarpazo, y mucho colombiano ingenuo es cómplice de su treta electoral de 2018, cuando pondrán en las urnas la miseria como una opción democrática, bajo la engañifa de la paz. Muchos serán incapaces de detectar tras el maquillaje de Fajardo, Petro y De La Calle, a Chávez, Timochenko y Santos, -como en Cuba y Venezuela-

Esa embestida socialista tiene en Iván Duque, su dique. Es el candidato del CD luego de 2 años de tensa precampaña, en la que su talante anti clientelista generó desafectos y odios, porque abundan en su partido quienes consideran la política como una lotería de prebendas con plata del Estado/pueblo. Aquellos que no superaron su derrota siguen alimentando calumnias y verdades a medias, y dando bandazos por debajo de la mesa. Es que el CD es más zuluaguista que uribista.

Guerra, Valencia y Nieto fueron el cuerpo ajeno de Zuluaga cuando lo inhabilitaron, creyendo que Duque será pan comido, pero resultó tan león como Uribe y los venció, sin embargo, parece que se vengaron escogiendo entre los antiduquistas la mayor cantidad de candidatos al congreso.

La Coalición Despierta, con Ordóñez y Ramírez les abrió la compuerta para una mal disimulada doble militancia y burlan su obligación de respaldar al candidato oficial del partido. No mencionan a Duque sino a Uribe, y algunos se atreven a manifestar abiertamente su afecto electoral por Ordóñez  o Ramírez. Si el uribismo no fuera en mucho superior al CD, estaríamos en aprietos.

Incluso Mackenzie, el calumniador de Duque sigue publicando en el periódico Debate artículos como el del 26 de enero: ¿Hay un big brother en el CD?

¿A qué jugamos? Duque será presidente a pesar del movimiento torticero en su contra, pero por Dios, que haya coherencia, por lo menos dentro del partido.

 

@mariojpachecog

 

Deja un comentario

Check Also

Petro el incendiario

Por Mario Javier Pacheco Media hora después de