El país de la guerrilla

El país de la guerrilla

- in Azagaya Política
1051
@Administrador

Por Mario Javier Pacheco

En junio de 1997 alerté en un editorial de Diario de la Frontera de Cúcuta, sobre una realidad que se repite de manera diferente, luego que el gobierno Santos destruyera los avances en seguridad democrática alcanzados por Álvaro Uribe.

Colombia era de la subversión, como lo registra un informe militar de la época, que puso al descubierto a 138 alcaldes de la guerrilla o vinculados a ella, y a 412 que le colaboraban de manera directa o indirecta. El informe puede constatarse en los anales del ejército o en los medios de la época que registraban a diario las pescas milagrosas, los secuestros, los asesinatos y  las extorsiones.

En Norte de Santander 13 alcaldes estaban involucrados; en Boyacá, 16; en Casanare, 12, en Santander, 10, en Cesar 8 y en Arauca 4, los cuales realizaban movimientos y contratos para que el dinero del Estado llegara a la guerrilla, que en los últimos 3 años había asesinado 20 alcaldes, secuestrado 36 y amenazado a 56.

El informe menciona que en Córdoba, Tolima, Atlántico, Magdalena, Chocó, Guainía, Vichada y Amazonas no se presentaban esos casos. En Córdoba la guerrilla fue erradicada por los paramilitares.

Las siguientes fueron las alcaldías vinculadas a la guerrilla:

Antioquia: Guadalupe, Apartadó, Dabeiba, Guarne, Nechí, Yarumal, Carmen de Viboral, Sonsón, Yalí, Ituango, San Roque, Mutatá, Campamento, Valdivia, Murindó.
La Guajira: Riohacha, Maicao, Villanueva.Bolívar: San Pablo, Barranca de Loba, Río Viejo, Achí
Sucre: Sucre
Norte de Santander: Cúcuta, Bucarasica, Salazar de las Palmas, Teorama, Sardinata, Tibú, La Playa, Hacarí, Chinácota, Arboledas, El Tarra, Toledo,
Santander: Puente Nacional, Cepitá, Sabana de Torres, San Vicente de Chucurí, Puerto Wilches, Guavatá, Mogalavita, Lebrija, Cerrito, Piedecuesta, Barbosa.
Boyacá: Sogamoso, Covarachía, Güicán, Sativanorte, Sativasur, La Uvita, Socha, Chiscas, Tipacoque, Socotá, Jericó, Paz del Río, Tasco, Beteitiva, San Eduardo, Chita
Cesar: Valledupar, Aguachica, San Alberto, Pelaya, Pailitas, Chiriguaná, La Paz, Becerril.
Arauca: Arauquita, Cravo Norte, Fortul, Tame.
Casanare: Recetor, Maní, Trinidad, San Luis de Palenque, Sácama, La Salina, Yopal, Támara, Hato Corozal, Chámeza, Aguazul
Caldas: La Dorada.
Risaralda: Quinchía.
Valle del Cauca: Jamundí, San Pedro del Valle, Río Frío, Dagua.
Cauca: Bolívar, Silvia, Cajibío, Totoró, Quilichao, Rosas. Nariño: Pasto, Buesaco, Córdoba, Ancuyá, Barbacoas, Samaniego, Yacuanquer, Chachagüí, Potosí, El Rosario.
Caquetá: Florencia, Montañita, El Paujil, Puerto Rico, Milán.
Meta: Villavicencio, El Castillo, La Macarena, Lejanías, Mesetas, Puerto Lleras, Puerto Concordia, Cumaral, Uribe, Fuente de Oro. Huila: Palestina, Yaguará.
Cundinamarca: Cabrera, Cáqueza, Quetame, Fosca, ViotáC.E.P. (5)
Putumayo: Puerto Guzmán, Orito, Puerto Asís, Puerto Caicedo, Puerto Leguízamo.

Vaupés: Carurú

Álvaro Uribe Vélez no la tuvo fácil, recibió un país con el agua al cuello y a punto de ser devorado por el socialismo latinoamericano que no tiene más ideología que la de 100 personas que se autodenominan Estado para llenarse los bolsillos al amparo de las leyes, hechas ex profeso. Sin embargo, Álvaro Uribe y su Política de Seguridad Democrática devolvieron la tranquilidad a los ciudadanos y los territorios al Estado, hasta que apareció la traición de Juan Manuel Santos y los guerrilleros salieron de las madrigueras de Venezuela y Ecuador para instalarse en el congreso y en los campos que inundaron de coca. Consiguieron tribunal propio y para absolverse de todos sus crímenes y se infiltraron en las instituciones, especialmente en la justicia, la educación, y aunque pocos lo crean, en las filas de las Fuerzas Armadas.

El presidente Duque, como Uribe, recibe un país descuadernado y re enderezar su rumbo no le queda fácil. Está desfinanciado en casi todos sus programas y la primera tarea es conseguir recursos para cumplir con sus programas y alcanzar sus metas.

Las garras del socialismo de a peso están sobre nuestro presidente y rodearlo es un imperativo para que Colombia no caiga en sus garras en 2022.

Sin Iván Duque ya Colombia estuviera rodando hacia el abismo.

 

Mario Javier Pacheco

Deja un comentario

Check Also

Petro el incendiario

Por Mario Javier Pacheco Media hora después de